miércoles, 12 de febrero de 2014

Se libró de la Muerte por los pelos

Video


 Hay algunos denominados "deportes" que no tienen un fin en concreto; excepto el de subir la adrenalina. Y a veces la sube más de la cuenta.

 Al final todo quedó en un imple susto que se saldo con dos costillas rotas y una promesa. No volveré a practicar deportes estúpidos.